LA DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN

La población europea es mayoritariamente urbana: siete de cada diez europeos viven en ciudades.


Zonas bastante pobladas. Países Bajos, Luxemburgo, Bél­gica, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia tienen las densidades de población más altas,

Zonas escasamente pobladas. En el norte de Europa se encuentran los países con la menor densidad de población: Islandia, Noruega, Finlandia, Suecia y Rusia.


 

LAS CARACTERÍSTICAS DE LA POBLACIÓN EUROPEA


La principal característica de la población europea es el envejecimiento de la población. Es decir, hay más población anciana que joven.

  • La baja natalidad. En Europa nacen pocos ni­ños. Tan solo unos diez niños por cada 1.000
    personas. Este dato es bajo si tenemos en cuenta que en África nacen 40 niños por cada 1.000 personas.

  • El aumento de la edad que puede vivir una per­sona. En Europa las personas tienen posibilidad de vivir muchos años. Por eso, hay muchas per­sonas ancianas. Al nacer, un europeo tiene la esperanza de vivir 74 años; mientras que en algu­nos países de África, no llega a los 50 años.

Por estas razones, el crecimiento de la población europea es lento. Algunos países incluso tienen
crecimiento natural negativo. Es decir, el número de nacimientos es menor que el de defunciones.

La inmigración

A principios del siglo xx, millones de europeos
emigraron hacia América. En la actualidad, a Euro­
pa llegan muchos inmigrantes. Cada año llegan
miles de personas procedentes de África, Asia y
América del Sur.